Lo Mejor del Deporte

Blog sobre la actualidad deportiva.

EL RANGERS CELEBRÓ A LO GRANDE UN 0-0 EMPATE QUE FIRMÓ EL BARÇA

Posted by Carmen Elena en octubre 23, 2007

Un Barcelona serio, sin más, sacó un punto de Ibrox Park que le sirve para acercarse a los octavos de la Champions. Los culés, poco finos y verticales, se aburrieron a llevar la manija ante un Rangers que es todo un derroche de corazón vacío de talento. El 0-0 permite a los de Rijkaard clasificarse para la siguiente fase si vencen en el Camp Nou a los escoceses. No se ganó, pero la sonrisa se acercó por Can Barça…

La resaca de la derrota en El Madrigal dio algo de dolor de cabeza, pero no de suma importancia para el futuro azulgrana. Los culés, planos y esperando la firma de clase habitual, se hartaron a mandar ante unos locales cansinos a no parar. Ronaldinho, después de la ‘marcha’ de Río, estuvo presente en la ‘fiesta’ de Glasgow de inicio y, aunque se dejó ver con un tiro al larguero, sigue con la cabeza en otra parte.

Gudjohnsen, por su parte, salió del ostracismo por las lesiones que han inundado el centro del campo culé y se colocó al lado de Xavi e Iniesta. Al islandés, demasiado perdido, se le notaron sus incomparencias en este curso. Puyol, por su parte, regresó a la zona que le vio nacer, el lateral diestro, dejando a Thuram en el centro de la zaga, y fue el más activo de los de Rijkaard.

Los protestantes, juntando sus líneas y encimando casi al hombre, molestaron a un Barcelona demasiado lento. La velocidad y los desmarques de siempre no se dieron un paseo por Ibrox y el Barça lo pagó. Los azulgrana, con la segunda marcha de por medio, dejaron todo sin preparar y, a pesar de todo, pudieron abrir el marcador.

Físico por doquier

Cuéllar sacó bajo palos un disparo cruzado de un Messi casi desapercibido y el colegiado austriaco se comió una clara mano de Weir dentro del área. En el tramo final, el Barcelona, por primera y última vez en la cita, forzó algo la máquina y el Rangers se fue al descanso, aliviado, con la igualada en el marcador.

Tras el paso por vestuarios, el Rangers, algo angustiado, casi no pasó de su campo, más por el nombre culé que por lo que se estaba viendo en Glasgow. Los de Rijkaard pensaron que el golpe a su favor era cuestión de tiempo… y se equivocaron. Incluso, en el tramo final, los escoceses, apoyados por un físico sobrenatural, pudieron abofetear a un Barcelona insulso.

Con el pitido final Ibrox se convirtió en una fiesta con un empate de regalo. El Barça, aunque no dio saltos de alegría, se marchó con una sonrisa que le acerca el pasaporte para octavos. Dentro de 15 días, con los escoceses otra vez como piedras de toque, una victoría finiquitaría el asunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: